Manojo de zarsas: 032

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


¡Calla![editar]




En el gran cementerio del olvido,

cavé una fosa y la enterré; la yerba

nació allí y ha crecido,

y hoy, más que nunca, su verdor conserva;

no arranques esa yerba; no hagas ruido.


Pudiera despertarse la que un día

me dio acíbar y miel, luto y consuelo,

desengaño y amor, paz y alegría

y esperanza y desdén: infierno y cielo.


Puede estar esperándome, y al verme

puede hablar de perdón, y entonces... ¡Cálla!

No hablemos más, porque si acaso duerme

y se despierta, romperá la valla

y volveré adorarla... y a perderme.


No, no escarbes la tierra d'esa fosa:

pueden estar abiertos

sus párpados... y pálida y llorosa...

No! Retira tu mano cariñosa:

los muertos d'esas tumbas... no están

muertos.


Manojo de zarsas de Julio Flórez
? -

A una novia - Apocalíptica - Caos -
Deseo - El gran crimen - En el café - Errante -
Imposible - Lejos - Petición - Rojo y blanco -
Sonrisa de muerto - Todo nos llega tarde - Un caso - ¡Jamáaas! -
¡Salud! - A una gitana - Al Tequendama - Así fue -
De viaje - Desolación - En Cartagena - En marcha -
Flor de sangre - Impotencia - Ley implacable - Pobre Juan -
Semblanza - Sugestión - Última hoja - ¡Calla! - ¡Oh muerte! - ¿Quién oye? -