Manojo de zarsas: 008

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Manojo de zarsas de Julio Flórez

Errante[editar]




Solo y huraño y mudo peregrino,

detuve el paso en escondida roca

y me olvidé de todo: de mí sino,

del inmenso zarzal de mi camino,

por escuchar los cantos de tu boca.


Y allí me hubiese estado eternamente,

d' esa divina música en demanda,

si no hubiese escuchado, de repente,

la misma voz del Dios Omnipotente

que dijo al triste Ashverus: ¡Anda, ánda!


¡Y tuve que partir... Más, donde quiera

que voy ó vaya, en la fatal balumba,

yo sé q' el eco de tu voz me espera

y que resonará, cuando yo muera,

hasta en el mismo fondo de mi tumba.


Manojo de zarsas de Julio Flórez
? -

A una novia - Apocalíptica - Caos -
Deseo - El gran crimen - En el café - Errante -
Imposible - Lejos - Petición - Rojo y blanco -
Sonrisa de muerto - Todo nos llega tarde - Un caso - ¡Jamáaas! -
¡Salud! - A una gitana - Al Tequendama - Así fue -
De viaje - Desolación - En Cartagena - En marcha -
Flor de sangre - Impotencia - Ley implacable - Pobre Juan -
Semblanza - Sugestión - Última hoja - ¡Calla! - ¡Oh muerte! - ¿Quién oye? -