Memoria sobre el contrato celebrado con los Ferrocarriles Central Argentino y Buenos Aires y Rosario el 12 de diciembre de 1907/I

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Memoria sobre el contrato celebrado con los Ferrocarriles Central Argentino y Buenos Aires y Rosario el 12 de diciembre de 1907 (1908) de Ministerio de Obras Públicas República Argentina
Memoria sobre el contrato celebrado con los Ferrocarriles Central Argentino y Buenos Aires y Rosario el 12 de diciembre de 1907


MEMORIA soxăm: EL CCDNTFZATC CELEBFQADC Cox Los FERROCARRILES CENTRAL ARGENTINO Y BUENOS AIRES Y ROSARIO EL 12 DE DICIEMBRE DE 1907. Para mayor información de los miembros del Honora- ble Congreso, que habrá de resolver en definitiva sobre el contrato ad referéndum celebrado con las Empresas de los ferrocarriles Central Argentino y Buenos Aires y Rosario, el Poder Ejecutivo ha creído conveniente reunir en esta Memoria las explicaciones de detalle que no correspondía incluir en el xnèxxsaje respectivo, y ha agregado un 1napa de los ferrocarriles de la República en el que podrán no- tarse las líneas contratadas y en parte ejecutadas, que se trata de completar con los recursos procedentes de la venta del ferrocarril Andino. El punto de partida de esa negociación ha sido el cálcu- lo hecho sobre la suma requerida para terminar los fe- rrocarriles de las redes del Argentino del Norte y del Cen- tral Norte ordenadas por leyes vigentes, contratadas algu- nas, y ejecutadas por administración otras, ob1'as que no es posible Suspender sin graves perjuicios para los inte1'eses del fisco nacional y, especialmente, paralas provincias cuyo desenvolvimiento urge estimular con el objeto de traerlas, sin mayor tardanza, al concierto de la prosperidad general del país. Son ti'einta millones de pesos los que se necesitan pa- ra esa gran obra de pati'iotis1no que el espíritu nacional reclama Aí voces, siendo de elemental buena política finan _ 6 ._ ciera, que no corresponde cargar tan elevada cifra álos re- cursos ordinarios de la renta, incorpo1'ándola en el presu- puesto á los gastos ordinarios de la administración. Y es del caso repetir lo que en el mensaje se dice: que no es posible siquiera pensar en emisiones de títulos,—no porque la Nación no goce de los prestigios necesarios para inten- tarlo, Sino porque no podría conseguir en estos momentos condiciones suficientemente ventajosas y porque habría pe- ligro de deprimir las cotizaciones de los valores argenti- nos, aumentando una, oferta que no conviene forzar por ahora. Esta afirmación, que abona la observación más elemen- tal, ha sido contestada repetidamente en los últimos días, asegurándose que el Gobierno podría obtener ta11 buenas ó mejores condiciones que las grandes empresas para le- vantar capitales en cantidad suficiente, no sólo para cons- truir las líneas que se propone atender con el producto de Andino, sino otras más, con el objeto de dar á éste una red propia. Pero los que eso dicen no han detenido su atención ante las cotizaciones de las Bolsas europeas, que asignan un precio arriba de la par á los debc7ztu7'eS de 4 % de al- gunas de ellas, mientras que el título argentino del mismo interés apenas alcanza á 82 %; sin tener en cuenta que al solo anuncio de nuevas emisiones en el estado tan nervio- so porque atraviesan los negocios mundiales, podría pro- ducirse una baja considerable, que acaso no tendría límite razonable por poco que hubiera una alarma entre los te- nedores. No es el momento propicio para tentar aventuras cu- yo éxito, conjetural en el mejor de los casos, no sería pru- dente descontar para suplir necesidades inmediatas. La si- tuación de las cosas exige soluciones Seguras, no planes`de- clamatorios y más ó menos ingenuos. Precisamos saber si contamos con recursos para continuar sin interrupción las construcciones de ferrocarriles nacionales, ó si habremos de caer en el doloroso trance de suspenderlas, para lo cual también se 1'equieren fuertes sumas en concepto de devolu_ 7 _ ción de garantías, de certificados impagos, de indemnizacio- nes á los Contratistas, Sin incluir las necesarias para re- novación de vías destruídas, en las que ya va siendo muy peligroso hacer correr trenes. N _ La Operación se ha hecho, pues, por razones de carác- ter financiero en primer término, que aconsejan su aproba- ción como una medida de buen gobierno. Se ha hecho, ade- más, por razones de política ferroviaria, enunciada en tér- minos generales en el mensaje y explicada en detalle en esta Memoria, en la que se llega hasta demostrar la conve- niencia de enajenar el Andino por el precio obtenido, pues con relación á ese capital, no produce lo que se supone, y hay muy serias indicaciones de que en el futuro producirá aún menos en poder del Gobierno, que debe concentrar todos sus elementos y su acción decidida, no en construir ó man- tener trozos aislados de líneas truncas, cruzando la orien- tación normal y lógica de los trazados que van y deben ir de los centros á la periferia, sino á sistematizar sus redes, dándoles bases portuarias, uniéndolas entre sí y con la lí- nea del Trasandino por Algarrobal en la de Serrezuela, para abrir comunicación directa de Chile y de Cuyo con el norte de la República, estableciendo un intercambio por ferroca- rril, de vinos, de azúcares, de ganados, etc., sin los enormes rodeos que lo anulan. Es esa la sana política á seguir, que el Poder Ejecuti- vo se propone dividir en dos partes: 10 Terminación delas líneas en construcción del Argentino Norte y del Cent1'al Norte, renovando las vías destruidas y dotando ambas 1'edes del material rodante y demás elementos indispensables; y 2‛' Movilización del capital de 197 millones que representa- rán esas redes concluídas, por medio de una negociación de dCl¿mzlu7'cS sob1'e el emitidas y que no pesarían ya sobre el crédito general de la Tesorería, la que se haría en el momento opo1'tuno,—quc no es por cierto el presente por razones que sería demasiado prolijo explicar aquí,―para construir las líneas de Algarrobal á Mendoza, del litoral á Deán Funes y una línea que habrá de estudiarse para uni1' este punto con alguno de la 1'ed del Central Norte en direc _ 8 - ción á Santiago del Estero. El mismo recurso servirá, tam- bién, para las obras de embalse é irrigación áque el Pode1' Ejecutivo se propone dar fuerte impulso y que en breve empezarán á estudiar y proyectar el ingeniero Cipolletti y seis especialistas italianos recientemente contratados, pró- ximos á llegar. Tal es el plan á que responde la enajenación del Andino. En el contrato se ha incluido todo lo que se refiere al reconocimiento de la Compañía del Central Argentino y las obligaciones que contrae con el Gobierno, porque ella no habría podido comprometerse en negociación alguna sin arreglar al mismo tiempo su situación legal, de la que no conviene privarla, tratándose de una empresa de tanta im- portancia, á la que Se encuentran ligados grandes intereses del país. Las ventajas ofrecidas anteriormente por esas empresas ya no será posible obtenerlas ahora, después de la sanción de la ley N° 5315, que les ha concedido franquicias adua- neras por 15 años más de lo que ellas mismas pedían, y el derecho de obtener hasta un 6,80 % líquido de rendi- miento anual. No habrá, pues, ventaja alguna en mantener- las en su precaria situación actual, y sí mucha utilidad en normalizarla.