Mexico as it was and as it is: 02

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
México, como era y como es de Brantz Mayer
traducción de Wikisource
CARTA II.



CARTA II.
VERACRUZ

Me quedé con la tierra a la vista de—en sondeos—con el pico de Orizaba, a la vista, y aunque presumimos muy probable que llegaríamos al puerto antes de la noche, fuimos decepcionados. El viento llegó desconcertante hacia el mediodía y a pesar de nuestro capitán era un hombre valiente y experimentado marino, determinó, al anochecer, para evitar acercarse a la costa y por lo tanto, "esperar por luz de día. Nada podría ser más provocador; la ciudad estaba a no más de diez millas de distancia, y las luces en las casas eran claramente visibles sobre el nivel mar.

Sin embargo, con la primera racha de amanecer, todo era bullicio en cubierta con las velas extendidas a la brisa de la mañana. El día rompió gloriosamente sobre el mar; nuestras banderas se subieron; el barco se dirigió al puerto; y cuando estábamos a una milla o dos del castillo, un piloto nos abordó. Nuestra primera pregunta fue sobre la fiebre amarilla—la siguiente, sobre la revolución. De la primera no había rastros de la enfermedad, y la última había terminado en la muerte política de Bustamante.

A las 8 amarramos bajo los muros del Castillo de San Juan de Ulúa; y una hora después, con sombrillas extendidas para protegernos del sol abrasador de noviembre, desembarcamos en el muelle que por tantos años ha sacado la riqueza de México.

Veracruz se encuentra en una costa baja y arenosa, extendiéndose por millas a lo largo de la costa. No entraré en detalles de la historia de esta ciudad, famosa por ser el lugar donde miles han llegado ha morir de vomito—o, para hacer fortuna (si sobrevive el cierto ataque de esa enfermedad,) y regresar con constituciones destrozadas a climas más fríos, con dolor en memoria del calor soportado al servicio de Mammon, dios de la codicia.

Desembarcando en la moleta, lo primero que me llamó la atención fue un grupo de más de cien esclavos de galera, encadenados y trabajando al caliente sol, cortando y transportando piedra para reparar el muelle roto. El segundo fue los techos de las iglesias, que parecen estar cubiertos de luto, supongo por algún prelado fallecido. El duelo resultó, sin embargo, nada más que miles de zopilotes, el jefe de los cuales usualmente esta encaramado en el pico de la cruz de la iglesia más elevada—¡un centinela de presas! Estas dos clases de gente, a saber: los esclavos de galera y zopilotes, constituyen una gran parte


1* de la población más útil de Veracruz—los primeros siendo los obreros de las autoridades de la ciudad, los últimos los carroñeros de las autoridades de la ciudad. Es un alto crimen matar a un zopilote. Está bajo la protección de las leyes y anda por las calles con tanta despreocupación y "provocadora" con una apariencia de "señores de negro," quien elije los pecados de nuestras almas como estas criaturas recogen las impurezas de las calles.

La Mole o muelle, es de buena mampostería y equipado con escaleras y grúas para el desembarco de mercancías, aunque por la gran violencia del océano durante los Nortes y la gran falta de reparaciones adecuadas, es probable que sea completamente arruinado. En un clima pesado el mar lo sobrepasa claramente; sin embargo, esto y el castillo de San Juan en un banco de tierra cerca de una milla, ¡son las únicas protecciones para los barcos de todas las naciones y el comercio de más de la mitad de la República!

Pasando de la Mole se entra a la ciudad por una pasarela inacabada, cerca de la cual Santa Anna perdió una pierna durante el ataque de los franceses en 1838. Más allá de este portal es una gran plaza, que está rodeada con edificios de aduana—aunque ahora hay un síntoma de escasa piedras en ellos excepto por el granito, la mayoría de los cuales ha sido importada desde los Estados Unidos. Desde este lugar, unos pasos a la izquierda te llevan a portales de una calle y pronto te encuentras en la plaza pública de la ciudad, que, aunque de pequeñas dimensiones, es limpio y sustancial. Al oriente, norte y el oeste, limita con grupos de nobles de edificios, construidos sobre arcos ligeros—el del este, con la espalda al mar, siendo la residencia del exgobernador, y todavía apropiados a los fines civiles y militares del Estado. En el sur de la Plaza esta la iglesia parroquial, con sus paredes ennegrecidas por humedad del mar y zopilotes.

Las calles de Veracruz, se entre cruzan en ángulo recto, están bien pavimentadas con piedras lisas y las aceras están cubiertas con un cemento similar al brescia. Las casas, en general, son extremadamente bien construidas para adaptarse al clima y aunque la arquitectura no es muy imponente, aún con sus techos planos, toldos parcialmente coloreados y vista de mujeres y flores desde en sus ventanas, hacen la ciudad fresca y pintoresca. Sobre todo, debo confesar que he visto ciudades con peor aspecto que Veracruz, incluso en la "tierra de fotografía" de Italia; y cuando, desde los techos de las viviendas, miro el mar abierto al frente, las calles extremadamente limpias y la desolada Costa de arena y arbustos raquíticos, que se extiende hacia el norte y el sur hasta donde el ojo llega, estoy sin saber por qué está tan maldecida con la enfermedad. San Agustín, Santa María y un centenar de lugares a lo largo de nuestra costa sur, tienen infinitamente más la apariencia de nidos de malaria.

Se dice que en el periodo de la historia temprana de este país. Veracruz no estaba tan enfermo como de los últimos años, y que, aunque hubo ocasionales ataques de fiebre violenta, no fue sino hasta 1699 que el Vomito Negro hizo su aparición. En ese año un buque inglés llegó al puerto con un cargamento de esclavos y con ellos llegó esta fatal enfermedad.

Las crónicas españolas de la ciudad, de esa fecha, dan la más temible

imagen de su brote y el heroísmo con que los sacerdotes (especialmente los jesuitas) se dedicaron a los enfermos y moribundos; y el padre Francisco Xavier Alegre Mora vive con el placer del auto sacrificio con que sus santos hermanos enfrentaron el monstruo caído y atendieron las necesidades de los enfermos.



Era totalmente demasiado cálido, incluso a mediados de noviembre, remover la casa con satisfacción. Por lo tanto nos vestimos con ropa de verano y tomamos una excelente cena muy tranquilamente, resolvimos no exhibir nuestras personas innecesariamente, como comprendimos que había habido casos recientes de vomito. Una serie de señores nos visitó, y me encontré con el gobernador y otros funcionarios excesivamente ansiosos por proporcionarnos toda la protección en su poder en la carretera a México. Dicen que el país ha sido últimamente limpiado por tropas de dragones, pero que todavía está infestada de bandidos; y, aunque vamos a tener una escolta militar, nuestros amigos íntimos parecen indicar que un par de revólveres Colt de doble barril y una dosis de resolución y frialdad, serán nuestras mejores salvaguardias. Por lo tanto, tomando la diligencia que partirá en cuatro días; y como estamos ampliamente preparados con armas y municiones y un número de pasajeros determinados, confío en que llegaremos a la capital sin tener nuestras narices estampadas en el suelo como es la moda más autorizada de Ladrones.

Al atardecer, un compatriota fue tan bueno como para invitarnos a caminar con él a la Alameda, salimos desde la puerta del Sur y caminamos en un país desolado y melancólico. Por todos lados había marcas de soledad y miseria. Las ruinas de casas e iglesias, llenas de maleza y enredaderas; campos abandonados, cubiertos con aloes y hechos aún más triste por las largas ramas péndulo de solitarias palmeras; y, sobre todo las sombras oscuras de la noche, como los últimos rayos del Sol caían oblicuamente en charcos estancados. Un sargento hacia marchar a unos reclutas al ritmo del tambor. La música parecía ser una marcha de muertos, y el paso de los soldados era lento y solemne. Nada podría ser más triste—más descorazonador. Merodeamos, como el resto de la gente, pero no había ninguna vivacidad—sin espíritu. La gente no era alegre y feliz como cuando en el extranjero nosotros paseamos de noche, pero paseaban en parejas silenciosas, como si oprimidos por la tristeza de los desechos melancólicos por un lado y el mar frío, triste, ilimitado en el otro.

La terminación adecuada de este paseo por la ruinosa Alameda, fue en el cementerio. Cuando llegamos, un funeral acababa de entrar, ¡y en la capilla había un servicio anual para los muertos!

Puede estar equivocado en disfrutar tales emociones, pero aquí realmente parece que hay una absoluta desesperanza en la muerte. Nos gusta pensar que cuando nos toca

compartir el destino común de la humanidad, debemos, al menos, reposar cerca de nuestra familia y amigos, en algún lugar hermoso, donde aquellos que hemos amado enmohecerán junto a nosotros, hasta que el polvo que hemos atesorado en la vida se mezclará así como los espíritus que lo animaron. Nos gusta pensar que nuestras tumbas no serán solitarias o no visitadas. ¡Pero, en esta orilla triste, donde la sombra de la muerte siempre se cierne sobre el prospecto, la tumba es no un lugar de descanso, incluso para los espíritus cansados, y el alma parece perecer, así como el cuerpo!


*
* *

Llegué a casa con una gran "listo para tristeza" como nunca hubo en Londres de un día de noviembre sombrío y un temperamento melancólico; y debo confesar que pasé la noche algo nervioso. Con el calor y el ejercicio, nuestros cuerpos estaban bastante cansados; pero con el vomito, el paseo triste y un poco excitabilidad, no recuerdo de haber dormido un guiño. Además de estas molestias, hubo un constante bullicio en la Plaza bajo nuestras ventanas toda la noche. En primer lugar, la guardia se estableció, y eso produjo tambores, flautas, rebuzno de trompetas y bullicio de tropas; a continuación, mi cama era demasiado corta para mí; luego, justo cuando me quedaba dormido, descubrí que el sirviente había descuidado el mosquitero, y por lo tanto, hizo su aparición una colonia de mosquitos sedientos, voraces por sangre fresca de un extranjero, después de haber saciado sus picos por una temporada entera en pieles de México; enseguida, el reloj de la torre opuesto tocaba cada cuarto, y era respaldado, con igual regularidad, por el vigilante en los portales que anteponía su canción con un "Ave Maria Purísima" que habría despertado a los muertos. Y así de hora en hora me aventé y giré, mientras el reloj tocaba, el vigilante aulló y los mosquitos chupaban— ¡ocasionalmente divirtiéndome tratando de sentir algunos de los síntomas del vomito! Pero el día rompió, y un baño frío y un suculento desayuno me restablecieron perfectamente.

Uno de mis colegas-viajeros que estaba ansioso por evitar el riesgo de esperar en Veracruz por la diligencia, me informó a las 10, que había hecho arreglos para una "litera" para llevarle a Xalapa para ahí esperar la diligencia y unirse a nuestro grupo. Fue tan bueno como para ofrecerme su transporte, lo que acepté con entusiasmo e inmediatamente me puse a trabajar en empacar mi equipaje adicional para los Arrieros, como la diligencia y los arrieros que acompañan las literas, solo llevan una carga limitada. A las cuatro llegó la litera, ¡pero los arrieros solo permitían un pasajero! No había nada sino sumisión. Pancho tenía sus tiras atadas, entró en su vehículo, o más bien se estiró, en su cama, encendió su cigarro, amarró su sombrero Guayaquil y nos dijo adios.

Una litera es un artículo de transporte bastante curioso. Aquí hay un dibujo de ella. El lápiz habla mejor a la mente que cualquier descripción que yo

pueda dar. Esta crearía sensación en Broadway, y decididamente es más pintoresca y confortable que un taxi o camión

click on image to enlarge
LITERA

Proporciono algunas tablas interesantes sobre la salud y la humedad de Veracruz, que he recopilado de fuentes precisas.


REGISTRO DE BAUTIZOS Y ENTIERROS EN VERACRUZ EN PARA 1841
Hombres. Muj. Tot. Total
Bautizos 214 240 454 Bodas 37
MUERTES.
Hombres. Muj. Tot. Hombres. Muj. Tot.
En la Parroquia 215 271 486 Hospital de Loreto 000 146 146
Hospital de San Sebastian 254 000 254 Hosp. de San Carlos 131 000 131
 Total 600 417 1017
EDADES.
Hombres. Muj. Tot. Hombres. Muj. Tot.
De 1 a 7 94 135 229 de 26 a 50 249 132 381
 " 8 a 15 32 36 68  " 51 a 75 249 132 381
 " 16 a 25 188 85 273  " 76 a 100 2 6 8
ENFERMEDADES.
Hombres. Muj. Tot. Hombres. Muj. Tot.
Vomito 120 36 155 Diabetes 1 0 1
Viruela 64 78 142 Epilepsia 1 0 1
Fiebres 98 44 142 Desnutrición 0 1 1
Tuberculosis y Diarrea 151 61 212 Lepra 0 1 1
Convulsiones 39 11 50 Aneurisma 0 2 2
Apoplejía 10 7 17 Abscesos 3 1 4
Disentería 7 22 29 Edema 10 9 19
Cólicos 3 7 10 Ulceras 4 0 4
Pulmonía 3 5 8 Sangrado 0 2 2
Pleuresía 3 2 5 Parto 0 12 12
Asma 0 4 4 Ahogado 1 0 0
Serpientes 1 2 3 Contusiones 0 1 1
Gangrena 7 5 12 Heridas 7 0 7
Inflamación 3 6 9 Enfermedad de niños 63 99 162
Cólera (glacial) 1 0 1
  Total 600 417 1017

Por lo tanto, permitiendo a la población de Veracruz ser unos 6.500 (que considero bastante liberal), se percibe que una sexta parte de la totalidad murió en el transcurso del año; de esto, una sexta parte—sobre una proporción igual—pereció de vomito. El exceso de entierros sobre bautizos es 563.

Diarrhea, disentería y vomito son las enfermedades más mortales. En 1842, me dijeron que cerca de 2000 murieron de vomito en Veracruz. Esto, sin embargo, fue debido a la cantidad de tropas frescas enviadas allí desde el interior, para ser embarcadas para Yucatán. Es de lamentar, que no hay datos de sobre la proporción relativa de las muertes entre nativos y extranjeros y de quienes visitan Veracruz desde el interior. Me doy cuenta, sin embargo, que este documento va a ser interesante para los lectores médicos.

En la siguiente tabla, se observa que la cantidad de agua que ha caído en cada año, por mucho supera la cantidad que se sabe que anualmente cae en cualquier parte de los Estados Unidos. Con nosotros apenas supera cuatro pies. No es, sin embargo, difícil explicar la diferencia. Veracruz, situado en la parte inferior del Golfo de México, respaldado por una elevada cordillera subiendo más allá de los límites de congelación perpetua, necesariamente debe ser el destinatario de la inmensa masa de agua mantenido en solución por el aire caliente intertropical, y que es constantemente llevado a lo largo de vientos alisios, a ser condensado contra las frías montañas. Esto representará suficientemente el hecho; aunque estuvimos lejos de estar preparados para esperar su naturaleza y alcance tal como se afirma aquí.


Pies.Pulgadas
En el año  1823 cayó allí, 13, 1.5  en los  12  meses.
1823 15, 8.9 "
1824 10, 8.1 "
1825 10, 7.1 "
1826* 5, 4.4 "
1827 21, 2.8 10
1828 12, 2.0 12
1829 23, 2.3 "
1830 18, 0.0 "

* Este año fue extraordinariamente seco: y además se caracteriza por el clima severo universalmente en la costa y una gran destrucción a la propiedad marítima.