Narración de los viajes de levantamiento de los Navíos de Su Majestad Adventure y Beagle entre los años 1826 y 1836: Prefacio

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Narración de los viajes de levantamiento de los Buques de Su Majestad Adventure y Beagle (1839) de Philip Parker King
PREFACIO.




En este Trabajo, resultado de nueve años de viajes, en parte por costas poco conocidas, se ha tratado de combinar una información general con el onjetivo primordial—de cumplirla tarea del Almirantazgo, en beneficio de los hombres de mar.

Detalles, puramente técnicos, se han suprimido en la narración más de lo que habría deseado; pero algunos se han agregado en el Apéndice de cada volumen, y en la memoria náutica, hecha para el Almirantazgo, donde los aquí omitidos serán encontrados.

Hay unas pocas palabras empleadas frecuentemente en las páginas siguientes, que pueden no ser familiares a primera vista a todos los lectores, por lo tanto deseo disculparme por decir que, aunque el apellido del gran navegante portugués era Magalhaens – es generalmente pronunciado como si estuviese escrito Magellan: – que los nativos de Tierra del Fuego son comúnmente llamados fueguinos; – y que Chilóe es acentuado así por las razones dadas en la página 384 del segundo volumen.

En ausencia del Capitán King, que me ha confiado la tarea de publicar su parte en este trabajo, es posible que haya pasado por alto errores que él habría detectado. Estando apurado, y enfermo, mientras me ocupaba de la impresión de este volumen, no fui capaz de detectarlos.

Puede ser un tema que lamentar, que no haya un documento sobre la Botánica de la Tierra del Fuego como apéndice al primer volumen. El comandante King hizo grandes esfuerzos en la formación y preservación de una colección botánica, ayudado por una persona que se embarcó únicamente con este propósito. Él puso esta colección en el Museo Británico, esperando que un botánico de primer nivel la examinaría y describiría, pero fue decepcionado.

En conclusión, le ruego recordar al lector, que el trabajo es inevitablemente inconexo y de un carácter mezclado; que algunas partes pueden ser totalmente carentes de interés para la mayoría de los lectores, aunque, quizás, no son desprovistas de interés para todos, y que su publicación surge solamente de un sentido del deber.


ROBERT FITZ-ROY


Londres, marzo 1839.