Neologismos y americanismos: M

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



M[editar]


MÁCHICA.—

(Del quechua) La harina de maíz tostado que, a puñados, comen nuestros indios, mezclándola con azúcar y canela. También se hace máchica del maní o cacahuete tostado.


MAJADEREAR.—

Porfiar con mucha obstinación.


MALÓN.—

Algarada, ataque sorpresivo de tribus salvajes sobre poblaciones civilizadas.


MAMADA.— A

la acepción del Diccionario agregamos la de ganga o ventaja conseguida a poco precio, o con pequeño trabajo. Fernández Cuesta trae este neologismo.


MAMANDURRIA.—

El sueldo que se disfruta sin merecerlo: el provecho que se obtiene con poco o ningún esfuerzo.


MANCARRÓN.—

Caballo inservible. También llamamos mancarrón a una empalizada para desviar por corto trecho el curso de un riachuelo o de un arroyo.


MANGAJO.—

Desgarbado, desaseado, hombre sin voluntad para nada y del que se hace lo que se quiere.


MANTEQUILLERA.—

La vasija en que se sirve la mantequilla.


MARACA.—

Un juego popular y de suerte.


MARITATAS.—

Trebejos, objetos de poco valor.


MAROMEAR.—

Vacilar para resolverse; inclinarse, según los sucesos, a uno u otro bando; estar a la de viva quien venza.


MAROMERO.—

Más que al que baila sobre la cuerda, llamamos maromero al que, en política, contemporiza con todos los partidos.


MASACOTE.—

Toda masa mal preparada. La Academia escribe mazacote. ¿Por qué?


MASACOTUDO, A.—

Se aplica al pan, bizcocho, guisado o pasta en que la masa está pegajosa y mal preparada.


MASATO.—

Fernández Cuesta trae este americanismo. El masato es una especie de mazamorra que de plátanos o yucas condimentan nuestros indios, principalmente los salvajes.


MATAPERREAR.—

Hacer travesuras, estar de juerga, hacer novillos los escolares.


MATAPERROS.—

Granuja. La voz no se usa en singular.- Por un perro que maté me llaman el mataperros, refrán que en España hemos también oído, y con el que se expresa que basta haber cometido una falta para que se nos atribuyan otras parecidas.


MATURRANGO.—

Mal jinete.


MUCAMO, A.—

Tan generalizada se halla esta voz, originaria del Brasil, en las repúblicas del Plata, en la acepción de criado o sirviente doméstico, que sería imposible excluirla del lenguaje.


MEDIOEVAL.—

Muchos académicos han usado este vocablo que no está en el Diccionario.


MECHA.—

Chanza, burla, broma, chisme, mortificación.- Fernández Cuesta trae la voz.- No es mala mecha la que tengo en el cuerpo decimos para expresar que nos sentimos mortificados por algún chisme.- Esa es mecha, equivale a decir esa es filfa, mentira, cuchufleta, broma.


MECHIFICAR.—

Burlarse del prójimo, fastidiarlo.


MICROGRAFÍA.—

Descripción de objetos vistos con el microscopio.


MINGA.—

(Del quechua) Faena voluntaria de pocas horas que, en día festivo, hacen los peones en las haciendas, sin más recompensa que la de un poco de chicha o de aguardiente. La minga es siempre pretexto para jolgorio en el campo.


MONTUBIO, A.—

Persona del monte, ordinaria, grosera, sin modales, que no pierde el pelo de la dehesa.


MOTINISTA.—

El que toma participación en un motín. La Academia admite sólo amotinador, nombre que, en mi concepto, corresponde más al cabecilla de motín que a los secuaces.


MOZÓN, A.—

Dícese por la persona que tiene gracia para hacer una burla.


MOZONADA.—

Burla graciosa.


MUCHITANGA.—

La muchedumbre populachera.


MULTÍPEDO.—

Animal de muchos pies.


MUTISMO.—

En la acepción de mudez no sólo se usa en América sino en España. Pereda, en su novela Nubes de estío, ha empleado la voz. El mutismo no es cualidad de los mudos sino de los que tenemos la lengua expedita.



Neologismos y americanismos de Ricardo Palma

I - II - III - IV - V - VI - VII
A - B - C - CH - D - E - F - G - H - I - J - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - Y - Z
Apéndice