No hay burlas con el amor Acto 1: 1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 1 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca


Salen Don ALONSO de Luna y MOSCATEL muy triste

ALONSO:

          ¡Válgate el diablo! ¿Qué tienes,
          que andas todos estos días
          con mil necias fantasías?
          Ni a tiempo a servirme vienes,
          ni a propósito respondes;
          y, por errarlo dos veces,
          si no te llamo, pareces,
          y si te llamo, te escondes.
          ¿Qué es esto? Dilo.

MOSCATEL:

          ¡Ay de mí!
          Suspiros que el alma debe.

ALONSO:

          Pues ¿un pícaro se atreve
          a suspirar hoy así?

MOSCATEL:

          Los pícaros ¿no tenemos
          alma?

ALONSO:

          Sí, para sentir,
          y con rudeza decir
          de su pena los extremos;
          mas no para suspirar;
          que suspirar es acción
          digna de noble pasión.

MOSCATEL:

          Y ¿quién me puede quitar
          la noble pasión a mí?

ALONSO:

          ¡Qué locuras!

MOSCATEL:

          ¿Hay, señor,
          más noble pasión que amor?

ALONSO:

          Pudiera decir que sí;
          mas, para ahorrar la cuestión
          que "no" digo.

MOSCATEL:

          ¿Que no? Luego,
          si yo a tener amor llego,
          noble será mi pasión.

ALONSO:

          ¿Tú, amor?

MOSCATEL:

          Yo amor.

ALONSO:

          Bien podía,
          si aquí tu locura empieza,
          reírme hoy de tu tristeza
          más que ayer de tu alegría.

MOSCATEL:

          Como tú nunca has sabido
          qué es estar enamorado;
          como siempre has estimado
          la libertad que has tenido,
          tanto, que en los dulces nombres
          de amor fueron tus placeres
          burlarte de las mujeres
          y reírte de los hombres;
          como jamás a ninguna
          quisiste, y más te acomodas
          a engañar, señor, a todas
          que hacer elección de una;
          como eres (en el abismo
          de amor jugando a dos manos,
          potente rey de romanos)
          mal vencedor de ti mismo,
          de mí te ríes, que estoy
          de veras enamorado.

ALONSO:

          Pues yo no quiero criado
          tan afectuoso. Hoy
          de casa te has de ir.

MOSCATEL:

          Advierte...

ALONSO:

          No hay para qué advertir.

MOSCATEL:

          Mira...

ALONSO:

          ¿Qué querrás decir?

MOSCATEL:

          Que se ha trocado la suerte
          al paso, pues siempre dio
          el teatro enamorado
          el amo, libre el criado.
          No tengo la culpa yo
          de esta mudanza, y así
          deja que hoy el mundo vea
          esta novedad, y sea
          yo el galán, tú el libre.

ALONSO:

          Aquí
          hoy no has de quedar.

MOSCATEL:

          ¿Tan presto,
          que aun de buscar no me das
          otro amo tiempo?

ALONSO:

          No hay más
          de irte al instante.

                             Sale don JUAN

JUAN:

          ¿Que es esto?

MOSCATEL:

          Es pagarme mi señor
          el tiempo que le he servido
          con haberme despedido.

JUAN:

          ¿Con Moscatel tal rigor?

ALONSO:

          Es un pícaro, y ha hecho
          la mayor bellaquería,
          bajeza y alevosía
          que cupo en humano pecho,
          la más enorme traición
          que haber pudo imaginado.

JUAN:

          ¿Qué ha sido?

ALONSO:

          ¡Hase enamorado!
          Mirad si tengo razón
          de darle tan bajo nombre,
          pues no hace alevosía,
          traición ni bellaquería,
          como enamorarse un hombre.