No hay burlas con el amor Acto 1: 2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 2 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



JUAN:

          Antes pienso que por eso
          le debierais estimar,
          que diz que es dicha alcanzar,
          y yo por tal lo confieso.
          ¿Criados enamorados?
          Un hombre que se servía
          de dos mozos, y los veía
          necios y desaliñados,
          nada en su enmienda buscaba
          como es decirlos a ratos:
          "¡Enamoraos, mentecatos!"
          que estándolo, imaginaba
          que cuerdos fuesen después,
          y aliñados; y, en efecto,
          ¿qué acción, qué pasión, qué
          afecto,
          decid, si no es amor, es
          el que al hombre da valor,
          el que le hace liberal,
          cuerdo y galán?

ALONSO:

          ¡Pesia tal!
          De los milagros de amor
          la comedia me habéis hecho,
          que fue un engaño culpable,
          pues nadie hizo miserable,
          de avaro y cobarde pecho
          al hombre, si no es amor.

JUAN:

          ¿Qué es lo que decís?

ALONSO:

          Oíd,
          y este discurso advertid;
          veréis cuál prueba mejor.
          El hombre que enamorado
          está, todo cuanto adquiere
          para su dama lo quiere,
          sin que a amigo ni a criado
          acuda, por acudir
          a su gusto; luego es
          miserable amando, pues
          no es, ni se puede decir
          virtud, lo que no es igual,
          y miserable no ha habido
          mayor, que el que sólo ha sido
          con su gusto liberal.
          Que hace osados es error,
          pues nadie contra su fama
          entra en casa de su dama
          que no entre con temor.
           ¡Cuántos cobardes han sido
          de miedo de no perdellas;
          cuántos, mirando por ellas,
          mil desaires han sufrido!
          Luego, si gusto u honor
          hacen sufrir y callar,
          nadie me podrá negar
          que hace cobardes amor.
          Pues si privan los sentidos
          los favores o desprecios,
          bien claro está que hace necios,
          puesto que hace divertidos;
          pues que si se llega a ver
          o desdeñado o celoso
          el hombre más cuidadoso
          de lucir y parecer,
          desde aquel punto se deja
          descaecer, sin acudir
          al parecer y al lucir,
          y sólo aliña su queja.
          Luego amor en sus cuidados
          hace, con causas mudables,
          cobardes y miserables,
          necios y desaliñados.
          Y en fin, sea así o no sea así,
          no quiero mozo que ama
          y que, por servir su dama,
          deje de servirme a mí.

JUAN:

          A vuestra sofistería
          nada quiero responder,
          don Alonso, por no hacer
          agravio a la pena mía
          del amor; y si en su historia
          discurro, temo quedar
          vencido, y no quiero dar
          yo contra mí la victoria.
          A buscaros he venido
          para consultar con vos
          un pesar; mas viendo, ¡ay Dios!,
          que de mi amor ha nacido,
          le callaré, porque quien
          da a un criado tal castigo,
          mal escuchará a un amigo.

ALONSO:

          No escuchará sino bien;
          que no es todo uno, don Juan,
          ser vos el enamorado,
          o el bergante de un criado;
          que vos sois noble, galán,
          rico discreto y, en fin,
          vuestro es amar y querer;
          mas ¿por qué ha de encarecer
          el amor la gente ruín,
          y a quién no da enojo y risa
          que haya en el mundo (¡qué errores!)
          quien diga con hambre amores,
          y requiebre sin camisa?
          Y porque sepáis de mí
          que trato de un mismo modo
          burlas y veras, a todo
          me tenéis, don Juan, aquí.
          Salte allá fuera.

JUAN:

          Dejad
          que me escuche Moscatel,
          porque a vos os busco y a él.

ALONSO:

          Pues, proseguid.