No hay burlas con el amor Acto 3: 6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 6 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



MOSCATEL:

          (¡Qué mal descansa un celoso!
Aparte
          ¡Qué mal un triste descansa!
          Mis penas veré, que menos
          es verlas que imaginarlas).

ALONSO:

          Inés bella, pues Beatriz
          hoy de extremo a extremo pasa,
          paso yo de extremo a extremo;
          que aunque fineza no haga
          de enamorado, de noble
          la he de hacer. Aquí aguarda
          a que el escriba un papel.

MOSCATEL:

          (Él se entra en esotra cuadra;
Aparte
          descanse mi corazón).
          Tigre fregatriz de Hircania
          vil cocodrilo de Egipto,
          sierpe vil, león de Albania,
          ¿tendrá mi lengua razones,
          tendrán mis labios palabras
          para quejarse de ti?

INÉS:

          No.

MOSCATEL:

          Pues si voces me faltan,
          tengan mis manos licencia
          de darte de bofetadas
          siquiera.

INÉS:

          No quiera hacer
          tu mano tal, que ya bastan
          las burlas, que todo ha sido
          por sólo tomar venganza
          de que dudases de mí
          que soy casta.

MOSCATEL:

          ¿Qué haces casta?
          Creeré primero traidora.

INÉS:

          No vine a ver...

MOSCATEL:

          Tú me engañas.

INÉS:

          ...a tu amo.

MOSCATEL:

          Pues, ¿por qué?

INÉS:

          A traerle...

MOSCATEL:

          ¿Qué?

INÉS:

          ...una banda.

MOSCATEL:

          ¿Cúya?

INÉS:

          De Beatriz, que ya
          un poco más claro habla.

MOSCATEL:

          ¿Y el abrazo?

INÉS:

          Fruta fue
          de palacio; eso no agravia,
          que si él abrazó el cuerpo,
          el alma tú.

MOSCATEL:

          Inés ingrata,
          si le das el cuerpo al otro,
          ¡dale a Barrabás el alma!

INÉS:

          Picón fue.

MOSCATEL:

          Pues los picones,
          si juegan, muden baraja
          o truequen la suerte. Dame
          los brazos.

INÉS:

          De buena gana.

                            Sale don ALONSO

ALONSO:

          ¿Qué es esto?

INÉS:

          ¿Esto? Abrazar,
          en mi tierra.

MOSCATEL:

          Ha sido tanta
          la alegría de haber visto
          que ya esa fiera se ablanda
          --La curiosidad perdona,
          si he escuchado cuanto hablas--,
          que le di a Inés este abrazo
          en albricias de la banda.

ALONSO:

          Toma, Inés, este papel
          que le has de dar a tu ama,
          y para ti este diamante.

INÉS:

          ¡Vivas edades más largas
          que...! Claro está que es el fénix
          suegra mentira de Arabia.

                           Vase INÉS

MOSCATEL:

          ¿Diamante la diste?

ALONSO:

          Sí.

MOSCATEL:

          ¿Y de balde?

ALONSO:

          ¡Qué ignorancia!

MOSCATEL:

          Mil me lleven diablos hoy
          heréticos, si no amas
          a Beatriz.

ALONSO:

          ¿En qué los ves?

MOSCATEL:

          En que das sin esperanza.
          No está en uso, ni está en rueca.

ALONSO:

          Quien agradece no ama,
          y yo estoy agradecido,
          no enamorado.

MOSCATEL:

          Esto basta,
          que en el infierno de amor,
          dicen que tiene más almas
          la virtud, de agradecidas,
          que no los vicios, de ingratas.
          Y así, hagamos, señor, cuentas,
          que no he de quedar en casa.

ALONSO:

          ¿Por qué, Moscatel?

MOSCATEL:

          Porque
          amo no quiero que ama,
          y que no me acuda a mí
          por acudir a su dama.

ALONSO:

          Bien el haberte sufrido
          tantas locuras me pagas.

MOSCATEL:

          Esto ha de ser.

                             Sale don JUAN