Nota de protesta del ministro plenipotenciario del Perú en Inglaterra y Francia, embajador Federico L. Barreda

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



Londres, enero 20 de 1865

Señor:

El 5 del corriente mes tuvo V. E. a bien dirigírseme con el objeto de imponerse de si esta Legación reconocía la corbeta de guerra “Unión”, como perteneciente a la marina peruana. V. E. me hacía notar que, en tal caso, no estando el Perú en guerra con ningún país con el que S. M. se halla en paz, no podría suscitarse cuestión alguna, por entonces, bajo el acta de enrolamiento para el extranjero respecto a este buque.

Ese estado de paz en que se hallaba el Perú no se ha alterado y, por consiguiente, no ha debido esperar que se suscitase cuestión alguna en cuanto a los procedimientos del Comandante de la “Unión”.

Este buque tocó en Plymouth en su viaje del este y ancló en su rada. El 18 del presente, su comandante, el Teniente Grau, pasó a saludar en persona al Almirante Jefe del Departamento Marítimo residente en Davenport, y al salir de su casa fue arrestado, continuando desde entonces en prisión, habiendo sido trasladado a Dartford para ser juzgado por un supuesto quebrantamiento del acta a que V. E. se refería en aquella comunicación que he citado (se refiere a la Ley de alistamiento en marina de guerra extranjera).

Me abstengo por ahora de entrar en la calificación de un procedimiento tan inusitado, contra el Comandante de un buque de guerra de una nación que se honra en ser amiga de la Gran Bretaña, y que tan indecorosamente ha sido tratado en los momentos en que, bajo su carácter oficial, se apresuraba a manifestar su respeto y deferencia a las autoridades británicas en el puerto de Plymouth. Me limito a rogar a V. E. que se sirva dictar las órdenes necesarias para que cese cuanto antes el estado de arresto a que se ha reducido al referido Comandante Grau, reservándome someter a V. E. otros puntos que merezcan su atención, cuando tenga la bondad de concederme una audiencia, la que solicito para el día y hora que V. E. tenga a bien fijar.

Aprovecho esta ocasión para renovar a V. E. las seguridades de mi muy distinguida consideración.

F. L. Barreda

Al señor Conde Russel.