Oficio de la Junta a los Señores Regente y Oidores de la Real Audiencia (27 de septiembre de 1810)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



No comprende la Junta como asegurando V.S. la justa causa de su instalación afianzada también en el digno mérito de los señores vocales que la componen, sostenga la protesta que hizo en su reconocimiento, aunque reducida hoy a eximirse de la responsabilidad de la cuenta que haya de darse a Su Majestad para la aprobación.

Así responde V.S. en oficio de ayer al que se le pasó en veinticuatro del corriente.

Más claro; la protesta de no tener qué responder indica alguna duda sobre la legitimidad de dicho establecimiento, o cuando menos es huir el cuerpo para salir libre en todo lance.

¿Pero, cómo? ¿Cuándo es tan del cargo de V.S. rendirse ciegamente por amparar la justa causa? ¿Alguna vez por el lleno de esa obligación ha debido temer el magistrado? Si por este principio hubieran de regirse los pueblos, protestando así todos a ese ejemplo, ¿con qué seguridad se contaría con ellos?

¿Y puede hacerse esto, cuando no hay duda de la justa causa? En cualquiera división VS. sería el responsable: la Junta no la recela, y por eso nada teme la protesta.

Pero como convenga hacer entender a todo el Reino la unión de las autoridades en la justa causa que V.S. confiesa, es indispensable que también expida VS. una circular llana a todos los partidos para que de este modo no quede una chispa que en la distancia fomente un incendio.

Esta unión a más de ser tan necesaria en el caso presente, es la misma que ya nos habían enseñado las leyes del Título 15, Libro 2 de nuestras municipales, y 57, Título 15, Libro 3, cuya observancia apetece VS., y de que no se separará la Junta en todo cuanto lo permita el estado de la península, el bien del Reino y la conservación de estos dominios para sólo Fernando Séptimo, o sus legítimos representantes.

Dios guarde a VS. muchos años. Santiago y septiembre veinte y siete de mil ochocientos diez. El Conde de la Conquista.- Fernando Márquez de la Plata.- Ignacio de la Carrera.Francisco Javier de Reyna.- Juan Enrique Rosales.- Señores Regentes y Oidores de la Real Audiencia.