Once y trece

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Once y trece
de Félix María Samaniego



I[editar]

Con un robusto fraile carmelita

se confesaba un día una mocita

diciendo: -Yo me acuso, padre mío,

de que con lujurioso desvarío

he profanado el sexto mandamiento

estando con un fraile amancebada,

pero ya de mi culpa me arrepiento

y espero verme de ella perdonada.

-¡ Válgame Dios!, el confesor responde,

encendido de cólera. ¿Hasta dónde

ha de llegar el vicio en las mujeres,

pues sacrílegos son ya sus placeres?

Si con algún seglar trato tuviera,

no tanta culpa fuera,

mas con un religioso... Diga, hermana:

¿qué encuentra en él su condición liviana?

La moza respondiole compungida:­

-Padre, hombre alguno no hallaré en vida

que tenga tal potencia:

sepa Su Reverencia

que mi fraile, después que me ha montado

trece veces al día, aún queda armado.

-¡Sopla!, dijo admirado el carmelita.

¡ Buen provecho, hermanita!

De tal poder es propio tal desorden;

de once... sí... ya los tiene nuestra orden

cuando alguno se esfuerza...

¡pero, trece! ... Jerónimo es por fuerza.


II[editar]

La casa de una moza visitaba

un jerónimo grave, con frecuencia,

y en ella muchas veces exaltaba

de su orden poderosa la excelencia.

Entre las propiedades que elogiaba

con más grave fervor Su Reverencia

era la de las fuerzas genitales,

en que son los jerónimos brutales.

-Ya sé, dijo la moza, que infinitas

son las fuerzas de tropa tan valiente,

pues de los monacales las visitas

sacian a la devota más ardiente;

si hacen once los padres carmelitas,

los jerónimos trece comúnmente;

pero trece, por más que se pondera,

es docena de frailes cualesquiera.

-Ese refrán no prueba lo bastante,

el jerónimo dijo, algo picado;

mas un convenio hagamos al instante

que mi instituto deje acreditado,

y es: que, después que juguetón y amante

la docena del fraile te haya echado,

por cada vez de más que te lo haga

una onza de oro me darás en paga.

-Está muy bien; acepto ese partido,

la moza replicó; mas convendremos

en que si de las trece que ha ofrecido

falta alguna, la falta ajustaremos

o onza de oro, cual yo he prometido.

-Sea en buen hora y juntos dormiremos,

respondió el reverendo complacido,

pues si esta noche en mi convento falto

es para conseguirle honor más alto.

Hecho el trato, a las doce se acostaron;

matan la luz, empiezan las quimeras,

y ocho postas seguidas galoparon

sin dar paz a riñones ni a caderas;

mas luego que la nona comenzaron

paró la moza sus asentaderas,

porque la pobre ya más no podía.

¡ Tan duro y firme el fraile lo tenía!

En fin, al ser de día, el religioso

corrió la posta trece por entero

y de la moza el chisme cosquilloso

puso como de patos bebedero.

Ella, viendo el estado vigoroso

del fraile, y en peligro su dinero,

pretextando un aprieto no decente,

saliose de la alcoba prontamente.

Buscó y llamó en silencio a su criada;

contole del concierto el mal estado

y que ella no se hallaba para nada

porque el fraile la había derrengado,

mas que, por no quedar avergonzada,

el recurso que había-imaginado

era que sin chistar corriendo fuera

y en la cama con él se zambullera.

Una yesca encendía el fraile en tanto,

y el pedernal con lumbre brilladora

a la criada al entrar dio tal espanto

que, volviéndose, dijo a su señora:

-¡ Ay, que es su aquél como un brazo de santo!

¡ Lo he visto y no me atrevo a entrar ahora,

pues a lo tieso al fraile se le junta

que le está echando fuego por la punta!