Oro y ébano: 023

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Oro y ébano de Julio Flórez

A una niña[editar]




A mi hija Cielo


¿Ves esa linfa que triscando rueda

cómo dilata su cristal sonoro

por la llanura, el valle y la arboleda,

como una veta de zafiros y oro?


Mira qué alegre va; nada le abruma,

aquí levanta un coro de rumores,

allí palpita en vértigos de espuma,

allá se aduerme en tálamos de flores.


Sea tu vida así: pise una alfombra

de albas rosas tu pie; ¡la espina advierte!

¡Con tu candor a la azucena asombra!


Y arda tu luz espiritual, de suerte

que al penetrar en la suprema sombra

alumbres las tinieblas de la muerte.


Oro y ébano de Julio Flórez
A Bogotá -

A la torre de Panamá (La antigua) - Canción - Candor -
Décima - El barquero misterioso - El entierro de Lila - El poder del canto -
En el monte - Introducción (Al poeta) - La desahuciada - La novia eterna -
Las manos de mi madre - Los besos en los ojos - Ocaso y orto - Paisaje de verano -
Primera aurora - Regreso y adiós a la ciudad - Soneto - Tu alma -
Tu pañuelo - A Colombia - A una niña - Canciones -
Como las olas - Dos amarguras de distinta fuente - El canto del cisne - El hermano Jorge Pombo -
En el divan - Estrellas - La balada inédita - La hurí del pescador -
La ondina - Lo que dirán los ángeles - Más allá - Ósculo tropical -
Pordioseros de amor - Regreso al pasado - Solos - Sumersión -
Tu cuerpo - ¡Lejos! (Oro y ébano) -