Oro y ébano: 041

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Oro y ébano de Julio Flórez

Tu cuerpo[editar]




Desde el prodigio de tus pies menudos

hasta el milagro de tu blondo pelo,

tus contornos, turgentes y desnudos,

fingen una visión tallada en hielo.


Una visión de soberana diosa

en que todo supera al arte griego,

desde tus plantas de color de rosa

hasta tus rizos de color de fuego.


¿En dónde están los mágicos cinceles

que tallaron perfectas esculturas?

¡Oh Fidias inmortal, oh Praxiteles!


Dejad vuestras sagradas sepulturas

y venid a arrojar vuestros laureles

ante la más cabal de las hechuras!


Oro y ébano de Julio Flórez
A Bogotá -

A la torre de Panamá (La antigua) - Canción - Candor -
Décima - El barquero misterioso - El entierro de Lila - El poder del canto -
En el monte - Introducción (Al poeta) - La desahuciada - La novia eterna -
Las manos de mi madre - Los besos en los ojos - Ocaso y orto - Paisaje de verano -
Primera aurora - Regreso y adiós a la ciudad - Soneto - Tu alma -
Tu pañuelo - A Colombia - A una niña - Canciones -
Como las olas - Dos amarguras de distinta fuente - El canto del cisne - El hermano Jorge Pombo -
En el divan - Estrellas - La balada inédita - La hurí del pescador -
La ondina - Lo que dirán los ángeles - Más allá - Ósculo tropical -
Pordioseros de amor - Regreso al pasado - Solos - Sumersión -
Tu cuerpo - ¡Lejos! (Oro y ébano) -