Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/117

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


106

E otra legua adelante entramos por una calzada tan ancha como una lanza jineta, por la laguna adentro, de dos tercios de legua, y por ella fuimos á dar á una ciudad, la mas hermosa, aunque pequeña, que hasta entonces habiamos visto, así de muy bien obradas casas y terres, como de la buena órden que en el fundamento della habia, por ser armada toda sobe agua. Y en esta ciudad, que será fasta de dos mil vecinos, nos recibieron muy bien y nos dieron muy bien de comer. E allí me vinieron á hablar el señor y las personas principales della, y me rogaron que me quedase allí á dormir. E aquellas personas que conmigo íban de Muteczuma me dijeron que no parase, sino que me fuse á otra ciudad que está tres leguas de allí, que se dice Iztapalapa, que es de un hermano del dicho Muteczuma, y así lo hice. E la salida desta ciudad, donde comimos, cuyo nombre al presente no me ocurre á la memoria, es por otra calzada que tira una legua; grande, hasta llegar á la Tierra-Firme. É llegado á esta ciudad de Iztapalapa, me salió á recibir algo fuera della el señor, y otro de una gran ciudad que está cerca della, que será obra de tres leguas, que se llama Calnaalcan (1), y otros muchos señores que allí me estaban esperando, é me dieron hasta tres ó cuatro mil castellanos, y algu-

xico; despues Tlahuac, Misquic y Culuacan, que todas están fundadas en el agua.

(1)Culuacan.