Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/126

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
115

que soy mortal y palpable.>> Asiéndose él con sus manos de los brazos y del cuerpo: << Ved cómo os han mentido; verdad es que yo tengo algunas cosas de oro que me han quedado de mis abuelos: todo lo que yo tuviese teneis cada vez que vos lo quisiérades. Yo me voy á otras casa, donde vivo; aquí seréis proveido de todas las cosas necesarias para vos y vuestra gente, é no recibais pena alguna, pues estais en vuestra casa y naturaleza.>> Yo le respondí á todo lo que me dijo, satisfaciendo á aquello que me pareció que convenia, en especial en hacerle creer que vuestra majestad era á quien ellos esperaban (1), é con eso se despidió; y ido, fuimos muy bien proveidos de muchas gallinas y pan y frutas y otras cosas necesarias especialmente para el servicio del aposento. E desta manera estuvo seis dias muy bien proveido de todo lo necesario, y vistado de muchas de aquellos señores.

Ya, muy católico Señor, dije al principio desta, cómo á la sazon que yo me partí de la villa de Veracruz en demanda deste señor Muteczuma, dejé en ella ciento y cincuenta hombres para facer aquella fortaleza que dejaba comenzada; y dije asimismo cómo habia dejado muchas villas y fortalezas de las co-

mexicanos tributaban la mayor veneracion á su emperador, conocian que era hombre de carne y hueso.

(1) Pudo sin mentir decir que del Oriente vino á todas las gentes su redencion, y que el rey de España fué el instrumento para que lograsen la conversion los indios.