Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/161

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


150

habian de saber que habia un solo Dios, universal Señor de todos, el cual habia criado el cielo y la tierra y todas las cosas, é hizo á ellos y á nosotros, y que éste era sin principio é inmortal, y que á él habían de adorar y creer, y no á otra criatura ni cosa alguna; y les dije todo lo demas que yo en este caso supe, para los desviar de sus idolatrías, y atraer al conocimiento de Dios nuestro Señor; y todos, en especial el dicao Muteczuma, me respondieron que ya me habian dicho que ellos no eran naturales desta tierra, y que habia muchos tiempos que sus predecesores habían venido á ella, y que bien creían que podrian estar errados en algo de aquello que tenian, por haber tanto tiempo que salieron de su naturaleza, y que yo, como más nuevamente venido, sabria mejor las cosas que debian tener y creer, que no ellos; que se las dijese y hiciese entender; que ellos harían lo que yo les dijese que era lo mejor. Y el dicho Muteczuma y machos de los principales de la ciudad estuvieron conmigo hasta quitarlos ídolos y limpiar las capillas y poner las imágenes, y todo con alegre semblante, y les defendí que no instasen criaturas á los ídolos, como acostumbraban; porque, demas de ser muy aborrecible á Dios, vuestra sacra majestad por sus leyes lo prohibe y manda que el que matare lo maten, E de ahí adelante se apartaron dello, y en todo el tiempo que yo estuve en la dicha ciudad, nunca se vió matar ni sacrificar alguna criatura.