Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/163

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
152

grandes aposentamientos, tienen muy gentiles verjeles de flores de diversas maneras, así en los aposentamientos altos como bajos. Por la una calzada que á esta gran ciudad entran, vienen dos oaños de argamasa, tan anchos como dos pasos cada uno; y tan, altos casi como un estado, y por el uno dellos [1] viene un golpe de agua dulce muy buena, del gordor de un cuerpo de hombre, que va á dar al cuerpo do la ciudad, de que se sirven y beben todos. El otro, que ya vacío, es para cuando quieren limpir el otro caño, porque echan por allí el agua en tanto que se limpia; y porque el agua ha de pasar por las puentes, á causa de las quebradas,por do atraviesa el agua salada, echan la dulce por unas canales tan gruesas como un buey, que son de la longura de las dichas puentes, y así se sirve toda la ciudad. Traen á vender el agua por canoas por todas las calles, y la manera de cómo la toman del caño es, que llegan las canoas debajo de las puentes por do están las canales, y de allí hay hombres en lo alto que hinchan las canoas, y les pagan por ello su trabajo. En todas las entradas de la ciudad y en las partes donde descargan las canoas,que es donde viene la más cantidad da los mantanimientos que entran en la ciudad, hay chozas hechas, donde están personas por guardas y que re

  1. Esta es la que aun hoy se reconoce venia por Churubusco, de la fuente de Amilco.