Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/397

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


386

y estaban ya cansados de esperar. Y yo metíme con ellos, y ya se venian retrayendo por la plaza los españoles de pié y de caballo y los indios nuestros amigos, que habian entendido ya lo de la celada, y los enemigos venian con tantos alaridos que parecia que conseguian toda la victoria del mundo; y los nueve do caballo hicieron que arremetian tras ellos por la plaza adelante, y retraíanse de golpe. Y como hubieron hecho esto dos veces, los enemigos traían tanto furor, que á las ancas de los caballos les venian dando hasta los matar por la boca de la * calle donde estábamos la celada. E como vimos á los españoles pasar adelante de nosotros, y oimos soltar un tiro de escopeta, que teníamos por señal, conocimos que era tiempo de salir; y con ape- llido de señor Santiago damos de súpito sobre ellos, y vamos por la plaza adelante alanceando y derrocando y atajando muchos, que por nuestros amigos que nos seguian eran tornados; de maneara que desta celada se mataron más de quinientos, todos los más principales y esforzados y valientes hombres; y aquella noche tuvieron bien que cenar nuestros amigos, porque todos los que se mataron, tomaron y llevaron hechas pieazs para comer. Fué tanto el espanto y admiracion que tomaron en verse tan de súpito así desbaratados, que ni hablaron ni gritaron en toda esa tarde, ni osaron asomar en calle ni en azotea donde no estuviesen muy á su salvo y seguros. E ya que era casi de noche nos retrai-