Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/86

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida


asi, se fueron por aquella noche, y quedamos seguros. Después de pasado esto, estuve ciertos dias que no salí de nuestro real mas de el rededor, para defender la entrada de algunos indios que nos venían á gritar y hacer algunas escaramuzas. Y después de estar algo descansado, salí una noche, después de rondada la guarda de la prima, con cien peones y con los indioa nuestros amigos y con los de caballo, y á una legua del real se me cayeron cinco de los caballos, y yeguas que llevaba, que en ninguna manera los pude pasar adelante, y hícelos volver. E aunque todos los de mi compañía decían qué me tornase, porque era mala señal, todavía seguí mi camino, considerando que Dios es sobre natura. Y antes que amaneciese di sobre dos pueblos en que maté muecha gente. E no quise quemar las casas por no ser sentido, con los fuegos, de las otras poblaciones que estaban muy juntas. E ya queamaneciadí en otro pueblo tan grande, que se ha hallado en él, por visitación que yo hice hacer, mas de veinte mil casas. E como los tomé de sobresalto, salían desarmados, y las mujeres y niños desnudos

por las calles, é comencé á hacerles algún

daño. E viendo que no tenían resistencia, vinieron á mi ciertos principales de dicho pueblo á rogarme que no les hiciese mas mal; porque ellos querían ser vasallos de vuestra alteza y mis amigos, y qae bien vian que ellos tenían la culpa en no me haber querido creer; peo que -e allí adelante yo veria