Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/97

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


86

dras, para que después que entrásemos en la ciudad tomarnos seguramente y aprovecharse de nosotros á su voluntad, y que si yo quería ver cómo era verdad lo que ellos me decian, que mirase cómo los señores de aquella ciudad nunca habían venido á me ver ni hablar, estando tan cerca desta, pues habian venido los de Guazincango (1), que estaban mas lejos que ellos; y que los enviase á llamar, y vería cómo no querían venir. Yo les agradecí su aviso, y les rogué que me diesen ellos personas que de mi parte los fuesen á llamar; y así me las dieron, é yo las envié á rogar que viniesen á verme, porque les quería hablar ciertas cosas de parte de vuestra alteza, y decirles la causa de mi venida á esta tierra. Los cuales mensajeros fueron, y dijeron mi mensaje á los señores dé dicha ciudad; y con ellos vinieron dos o tres personas, no de mucha autoridad, y me dijereis que ellos venían de parte de aquellos señores, porque ellos no podían venir, por estar enfermos; que á ellos les dijese lo que quería. Los desta ciudad me dijeron que era burla, y que aquellos mensajeros eran hombres de poca suerte, y que en ninguna manera me partiese sin que los señores de la ciudad viniesen aquí. Yo les hablé á aquellos mensajeros, y les dije que embajada de tan alto príncipe como vuestra sacra maestad, que no se había de dar á tales personas co-


(1) Guajozingo