Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/109

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

VÍCTIMAS DEL CHIC. 93


llevan el reloj como adorno, y de fijo que no agradecen al Papa Silvestre II que, siendo el religioso Gervert, inventase el reloj hace más de nueve siglos.

La gente está siempre pronta á acudirá donde hay fiestas, y pocos son los que no se prestan fácilmente á ir á las casas que se abren por primera vez, sin estar ya bien acogidas; pero la Baronesa había llevado allí su sociedad elegante. Todos en el fondo creían hacer un honor á los rastaquoères, así que no gastaban muchos cumplidos, y el bullicio y movimiento dió gran animación al baile, sin curarse apenas de los anfitriones. El baile pasó como pasan todos y como dice un ilustre jesuita: « Perecía aquello un convulso revoltillo de joyas, plumas, flores, telas vistosísimas y mujeres medio desnudas, entre las que se destacaban las manchas obscuras (1) de los hombres, revolviéndose entre ellas sofocados y sudosos, como un enjambre de gusanos negros que hubiera fermentado aquella compacta masa de mundo, demonio y carne... viendo desfilar con la misma amable sonrisa grandes nombres y grandes vergüenzas, inocencias completas y malicias refinadas, hon-

(1) Los chics llevan ahora fraques de color. N. de A.