Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/121

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

VÍCTIMAS DEL CHIC. 105


obscuros, y ahora se humillaban ante ellos porque eran felices y en brillante posición: llevaron en el pecado la penitencia.

La ingratitud, tan común por desgracia, es un defecto despreciabilisimo, que subleva á todo pecho honrado; los que tienen corazón bien nacido saben sentir las tiernas emociones del agradecimiento, la dulce satisfacción de estar satisfechos de sí mismos y de mostrarse en todo dignos y cumplidos. Cuando se tiene la desgracia de esa vileza, el más vulgar buen sentido aconseja se finga la gratitud para aparecer como se debe á los ojos de los demás, que no pudiendo leer en el corazón si hay sinceridad, pueden tomar como moneda de buena ley las falsas demostraciones de ese saber vivir, y se conforman con ellas.

Hay corazones que nacen con irresistible propensión á ser útiles o agradables, y lo son, aun cuando no se les pida, por el goce interno que tienen de procurarlo; si se ven pagados en ingratitud, se indignan y estallan, siquiera en silencio, porque los corazones levantados se sublevan cuando se hace con ellos lo que su conciencia les dice que serían incapaces de hacer con los otros; y sin embargo, vuelven á