Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/176

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
160
JOSÉ MANUEL HIDALGO.

se acostumbraron á ver esa nueva pareja más vistosa que estimable.

La Baronesa y su grupo se burlaban del amor de Yolande y sabiendo á qué atenerse sobre Vorcy, encontraban que en el pecado llevaría la penitencia, y que el desengaño sería amargo é irremediable.

El amor de Yolande por ese seductor de oficio, tomaba incremento cada día, pues creía descubrír en él prendas y encantos que la hacían abandonarse á sinceras expansiones, mientras que él, que conocía bien á las mujeres, se mostraba, lo que era propio de su carácter y más de su sistema, sereno y dominante, porque sabía que nada les gusta más, cuando están enamoradas de veras, que el dominio del hombre á quien han entregado el corazón.

De esos casos se da testimonio todos los días; mujeres que, engañadas por su propio corazón, lo entregan de buena fe á hombres que no tienen de decente más que eI traje, las maneras y el lenguaje de convención, que abrigan los sentimientos más viles y son el oprobio de sus razas y la vergüenza y aflicción de sus familias, Tal cual está hoy organizada la sociedad, cuando esos sentimientos se traducen en hechos, caen en el dominio del pueblo, siempre dis-