Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/220

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

204   JOSÉ MANUEL HIDALGO.


bolso podría yo hacer en un plazo no muy largo, porque espero dentro de poco tiempo una liquidación de Lodnres, que excede á esa suma.

-Voy á dártelo en seguida.

Y fué á su gabinete, y abrió el cofre con el secereto que ella sólo conocía, y trajo las alhajas que habían costado unos quinientos mil francos, aplazando para el día siguiente lo del dinero, porque los títulos estaban en el Banco de Francia, y era preciso tiempo para retirarlos. Él dijo que por las alhajas prestaría el Montepío doscientos mil francos, y eran necesarios trecientos mil más.

Partió llevándose las alhajas y dejando la vergüenza por los suelos, sin que Yolande, en su aberración, reflexionara en lo feo del proceder de un hombre que así se cavilecía. Eso suele acontecer, y aun se recuerda una dama extranjera, arruinada por otro extranjero, en la Bolsa, la que murió de la pesadumbre, pues era una fastuosa elegante.

Pausada y friamente se fué reflexionando el Vizconde en lo que haría. No era posible vender las alhajas, porque no podía evitarse que se supiese eran las de Yolande, y además se venderían mal, pues cuando se venden, se sabe es porque se necesita dinero, y