Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/223

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

VÍCTIMAS DEL CHIC.         207


conde; pero luego le venía la ilusión de que no podría ser así, y la calmaba la idea de que su afecto encontraría el consuelo á su miseria y á la desaparición de la sociedad elegante.

Al día siguiente, pálida y triste - su primera tristeza - se echó, como de costumbre, en su canapé y se puso á leer los periódicos elegantes de la mañana. Lo primero que todos leen son los Ecos, y en ellos pudo ver : << - Desde ayer es oficial el matrimonio del vizconde de Vorey con la señorita de Nolay; la boda se celebrará á fines de mes en la parroquia de Saint-Pierre de Chaillot >>. Apenas podía creer lo que leían sus ojos aterrados; creía que era la continuación de esa horrible pesadilla en que su imaginación le representaba todo lo cruel de su porvenir; y volvía á leer, abriendo más y más los ojos, ya llorosos, como si con ese esfuerzo pudiese salir de la duda dolorosa que la dominaba. Vió claro a fin, y llevó las manos al rostro, prorrumpiendo en sollozos que nadie veía, nadie consolaba, pero que adivinaban sus analiciosas amigas, que á esa misma hora leían los díarios á la moda; y en esa sopresa, en el juicio severo por el proceder del Vizconde, encontraban empero, las más, ese gusto que,