Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/227

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

VÍCTIMAS DEL CHIC.       211


todo el bien que se merece, que es mucho, y créame por la vida el más humilde y afectuoso servidor y amigo.

El vizconde de Vorcy>>.

Apenas acabó de leer la carta, se le cayó de las manos y se echó llorando en el canapé, como si fuera la primera noticia que recibiese del matrimonio, pero notando una post-date, volvió á tomarla, y leyó:

<<En cuanto al asunto en que nos ocupamos el otro día, espero que todo se arreglará en breve á la completa satisfacción de usted.>>

Apenas cayó enteramente la venda que la había cegado al entregarle su corazón, su tranquilidad, su reputación y hasta su dinero. Y ¡claro toda la fealdad del fingimiento, la perversidad del carácter y la crueldad del proceder. Burlada primero y abandonada después, veía en su dolor el ludibrio para ella y ningún oprobio para él; pues no había ella de revelar la estafa sin agravar su situación ante el público, ni siquiera podia intentar recobrarlo un día, no teniendo pruebas para exigir el reembolso. Lo maldijo y se maldijo á sí mismo, culpándose sola de una desgracia que se había atraido en el aturdi-