Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/229

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

VÍCTIMAS DEL CHIC.    213


sisimo, y no queiia hacer itada que diese derecho al suegro de averiguar la verdad y de decir á voces que había tenido razón de oponerse al matrimonio. Decidió, pues, que el año de renovar el empeño, empezaria á sacarlas con el dinero de su mujer y las iria devolviendo á Yolande; y con esa resolución se quedó muy orondo, como si le hiciese un favor, quedándose con el dinero como premio, no de sus virtudes, sino de la felicidad que por tanto tiempo había procurado á Yolanda.

VII


Los grandes dolores y desengaños traen la desesperación, la enmienda, la inercia ó la resignación, según el caso y naturaleza de cada uno. Mucho podría discurrirse sobre cada una de esas fases; pero lo que en Yolanda produjo fué la resignación, movida por lo que, en su visión, creyó su madre la inspiraba, y, sin duda, porque sentia volver á los sentimientos de que no debió jamás apartarse. No hay resignación sin calma, sin esa serenidad que permite volver la vista atrás, y considerar el cuadro