Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 100 —

el vapor al puerto del Rosario. Lindoro desembarcó y se hizo conducir al mejor hotel de la ciudad. Desayunóse allí y luego trabó conversacion con el mozo que le habia servido, haciendo referencia á las fiestas que se preparaban.

— Nada sé de esas fiestas, dijo el criado. No he oido una palabra referente á ellas á las personas que vienen aquí. Sin embargo no seria estraño que tuviesen lugar, pues las hay muy á menudo.

Esta vez Lindoró se desalentó.

— Si no hay fiestas, habré hecho un lindo viaje! se dijo.

Salió á pasearse por la ciudad, volviendo á las once, cansado, aburrido, fastidiado. Ordenó le sirvieran de almorzar y como no hubiera con quien trabar conversacion, pidió al mozo le llevase un libro para entretenerse leyendo.

Pero apenas habia deletreado dos pájinas, cuando lo cerró con disgusto.

— ¡Qué tontos son los que se pasan la vida leyendo! murmuró. Prefiero dormir.

Y en efecto, en cuanto concluyó de almorzar, encerróse en el cuarto que le habian preparado, y se acostó para dormir á pierna suelta hasta las