Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 115 —

— obras: los conocidos ó los que no saben ni aún que existes?

— Toma! Los conocidos!

— Ja, ja, ja! ¡Qué inocente eres! Estos te encontrarán en la calle y te dirán poco mas ó menos «¡Hombre! Sé que acaba de publicar Vd. un libro. Lo he visto anunciado en los diarios. Dicen que es muy bueno!. .. ¿No tiene Vd. un ejemplar? Lo leeré con gusto.» Y te ves, de este modo, obligado á regalar las tres cuartas partes de la edicion. ¡Parece que en esta tierra el escritor tiene que pedir lo disculpen por haberse atrevido á publicar sus trabajos! Te resta pues, la cuarta parte de los ejemplares que has mandado imprimir, la que permanece en los escaparates de las librerias, hasta que la mano del dependiente saca de allí ese «estorbo» y lo coloca en un rincon, donde nadie puede verlo. Total: te has roto la cabeza escribiendo, has perdido tu tiempo con los libreros é impresores, y has gastado en vano un dinero que te seria necesario para otras cosas.

— Pintas eso con exageracion.

— Sí, eh? Pues pregunta á cuanto individuo ha

publicado una obra. Ya te dirán todos si exajero.