Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/119

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 119 —

de sus sitios y dirijirse atropelladamente á la salida, antes de que termine el espectáculo. ¡Todavia si lo hiciesen sin ruido, pero lo hacen de tal modo!... He notado además que en todos los palcos se conversa, casi en voz alta... ¿Es el teatro una sala donde van á hacer tertulia todos esos caballeretes que tienen dinero, pero no seso? Me parece que seria mejor que se fuesen con la música... á sus casas; allí conversarian mas cómodamente y sin fastidiar á nadie, lo que es mejor.

— Tienes razon, contestó Armando.

— Ah! Si yo pudiera tomar una pluma y castigar á esa sociedad sin espíritu, hasta que sudara sangre ¡con qué placer lo haria! Nunca me han hecho mal aquellas personas que se pasean arrogantemente, mostrando su insuficiencia y su dinero, pero sin embargo las ódio!

— De veras? preguntó Armando, alegre por encontrar uno que compartiera su encono hácia aquellos á costa de quienes vivia.

— Ah! Ya lo creo! Los ódio con todo mi corazon. Pero, aquí está el tramway. Me voy á casa.

— No, hombre. Vamos á cenar. Es necesario que

festejemos mi cumple-años en toda regla.