Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/141

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


XIV

REFLEXIONES

La vida de Ernesto estaba envuelta en sombras. Cuando despertó, ya lo hemos dicho, púsose á reflexionar sobre todos los acontecimientos de ese dia y de la noche anterior. Midió su desgracia y la encontró inmensa, infinita, mas grande que cualquiera otra que pudiese haberle sucedido, mas espantosa, porque era la pérdida de la estimacion de la mujer amada ... Imaginábase que Manuela no le queria, no podria quererle jamás, y esa idea lo volvia loco. Poco tiempo antes habia creido que la jóven no la amaba, pero sin embargo la esperanza no le abandonó entonces. Mas, en aquel instante, comprendiendo la degradacion en que se encontraba encenagado cuando ella lo vió, no podia esperar.

— Si! murmuraba. Al verme huyó de mí como de