Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/186

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 186 —

Pero á cuál? Lindoro, el mas rico de todos, el que vivia de rentas, se habia separado de él, y por su culpa.

Pero esta situacion de espíritu duró solo algunos minutos; Armando tenia demasiada práctica para embrollarse en tan poca cosa, así es que al rato tenia resuelto el problema, acostándose tranquilo y dejando la realizacion de sus planes para el dia siguiente.

Cuando se despertó era ya tarde; vistióse y se encaminó en seguida á casa de Lindoro Acuña.

Este buscaba en vano la manera de presentarse en casa de Arello; habia desechado todos los medios de que hemos dado cuenta antes, por improducentes unos, por peligrosos los demas.

Asombróle mucho la visita de Armando, cosa que, en verdad, no esperaba.

— Extrañas mi presencia aquí? dijo éste al entrar.

— Yo? ... no sé por qué...

— Con que has creido le que dije la otra vez?

— Cómo? Qué quieres decir?

— Simplemente que eres muy niño

— Explícate.