Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/208

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 208 —

inmensa oscuridad del cielo, y se escuchó, lejano, el sonido de un trueno que semejaba una descarga de fusileria, oida á larga distancia. Sus ojos cegaron al resplandor de la chispa eléctrica, y su cuerpo se estremeció al ruido del trueno. Gruesas y anchas gotas de lluvia empezaron á caer de tiempo en tiempo, y su imaginacion calenturienta creia ver en ellas las lágrimas de alguien que, desde la altura, se apiadara de su suerte y llorara al pensar en su desgracia. Los truenos comenzaron á sucederse con rapidez, semejando, no ya descargas lejanas de fusileria, sino el estampido del cañon, junto al fragor de la batalla.

Los pensamientos del jóven se hacian mas dolorosos cada vez; en frente suyo solo veia la larga fila de las casas, negras y sombrías, alumbradas apenas por la luz de los faroles, que oscilaba, agitada por el fuerte viento que comenzaba á levantarse. Su estado era escepcional, pues apenas se daba cuenta de lo que sucedia á su alrededor.

En su cerebro parecia no caber mas que una idea. y esa idea hacia su desesperacion.

— No me amará; nunca me amará, repetia con

frecuencia, hablando consigo mismo.