Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/234

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 234 —

— Adios, Manuela, dijo. Crea Vd. en la sinceridad de mis palabras. Yo la quiero, quiérame Vd. tambien, y seremos felices.

Y salió.

El jóven habia hablado de amor, como se habla de negocios.

No quiere decir esto que no fuera vehemente, ni apasionado; no.

Era solo la costumbre de hacerlo así.

En la vida de los garitos y los cafés, se adquiere un aplomo, y una especie de indiferencia ficticia, que se revela en la mayor parte de las ocasiones.

Los que así obran, llevan el rostro perennemente cubierto por máscara; Armando habia olvidado de quitársela entonces.

Manuela, por su parte, habia espresado lo que sentia: indiferencia completa.

No la habia tomado de nuevo la declaracion del jóven.

Hacia tiempo que la esperaba.

Las mujeres en general, comprenden inmediata-