Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/247

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 247 —

Los dos jóvenes salieron.

— ¿A dónde nos dirijimos? preguntó Gonzalez.

— Vamos á la imprenta.

— ¿Qué haremos allí?

— Ya lo verá Vd.

Y siguieron caminando, sin dirijirse una palabra durante el trayecto.

Ernesto estaba agitado. Creia las palabras del reporter pero deseaba tener la certidumbre de que eran verdaderas.

Llegaron á la imprenta.

— Dupont está aquí? preguntó Gonzalez.

— No.

— Y qué venimos á hacer, entónces?

— Ya lo verá Vd.

— Vá á venir?

— No, pero le hablaremos.

Ernesto calló y amhos entraron. La casa estaba solitaria y silenciosa, pues aún no era hora de que allí estuvieran los empleados.

El reporter se acercó al aparato del teléfono, y pidió comunicacion con el hotel en que vivía Armando. Hecho esto, rogó al que le hablaba, qui-