Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/257

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


XXVI

EXPLICACIONES

Apenas salió Armando de la habitacion, Manuela y su padre volvieron á ella.

La jóven tendió la mano á Ernesto, con ademan conmovido.

— He sido injusta con usted, le dijo, y pido que me perdone.

— Yo te lo habia dicho, murmuró don Miguel.

— Señorita ..... articuló Gonzalez, sin saber qué decir.

En ese momento entró Dolores, que habia esperado con la mayor ansiedad la salida de Hazlo-todo, para enterarse de lo sucedido.

En cuanto la vió entrar, Manuela se acercó á ella.

— Venga usted, la dijo. Usted tenia razon cuando decia que Ernesto era calumniado. Todo lo ha he-