Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/276

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 276 —

pensamientos del jóven, sin lo cual, la alegria de don Miguel no hubiera sido tan grande.

Sin embargo la resolucion de Ernesto no se habia alterado en nada. El dia de la felicidad completa estaba aún muy alejado para él, no debiendo brillar sino cuando pudiera ofrecer á Manuela una posicion desahogada.

Entre tanto ninguna explicacion habia mediado entre la niña y su padre, pues este esperaba á que el asunto adelantase mas. Sin embargo no pudo permanecer por mucho tiempo alejado de esa felicidad que adivinaba en torno suyo, de modo que una tarde que se enncontraba solo con Manuela entabló con ella la siguiente conversacion.

— Me ha parecido, dijo buscando un rodeo, que estás ahora mucho mas alegre que hace poco. Todo el dia te oigo cantar, á la par de tu canario, que no hace otra cosa. ¿Qué te ha pasado? ¿Cual es la causa de tu contento? Porque estoy seguro de que tu contento tiene una causa; si no fuese así no duraria tanto.

— Estoy contenta, es verdad, pero ignoro la razon...

— Tratas de engañarme y eso está mal hecho.