Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/28

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 28 —

se hubiera detenido sobre aquellas tres personas.

Sin embargo el aumento de sueldo era muy pequeño; pero con él iba envuelta una promesa!....

Cuando Ernesto se encerró en su habitacion, habia cambiado. No estaba abatido como de ordinario: su rostro expresaba el contento mas grande.

— Trabajo! Trabajo! murmuraba. Tú lo vences todo, tú sabrás ,ayudarme!

Y se durmió feliz y descuidado.