Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/288

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 288 —

— Cual es tu intento?

— No te lo haré conocer. ¿No te parece que con una broma es mas que suficiente? preguntó Armando, sonriendo.

— Desconfias de mi?

— No; pero me basta con una leccion.

Poco despues Coleti se retiró dejando solo á su amigo.

— Por ahora lo que tengo que hacer, pensaba Armando, es escribir esa carta. Si no dá resultado ya buscaré otro medio. Y en último caso.... la violencia .... Con tal que pueda vengarme, nada me importará lo que me cueste!

A pesar de que el aspecto del jóven no daba á comprender lo que pasaba en su interior, una tempestad horrible rugia en su pecho. Amaba á Manuela odiándola, porque le hacia sufrir y consideraba que su vida seria un martirio insoportable y sin término, porque la jóven no le daria jamás ni la menor prueba de cariño.

Dupont estaba entonces en una nueva faz. Celoso,

era feroz. Nada lo detendria hasta deshacer el casa­miento de Manuela y Ernesto Gonzalez. Nada...