Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/33

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 33 —

yendo en el ridículo estaria perdido. Sus compañeros no seguirian sufriendo el yugo de su superioridad.

Hubiera sido simpático para cualquier persona, si hubiese dejado de ser perverso. Pero escondia su maldad como el gato esconde sus uñas.

Entre todos sus amigos el que al parecer, se llevaba su cariño era Lindoro Acuña, el petimetre que hemos presentado hace un instante. ¿Por qué? Nadie sabia la causa. La verdad es que Dupont era el instrumento del jóven, y que nunca le negaba nada.

Acuña era rico, porque sus padres lo eran. No se ocupaba mas que de divertirse. Todos le respetaban, no por él: por su familia. Su nombre era sinónimo de riqueza y poder en la capital entera, de modo que todas las atenciones eran para Lindoro, que ni por su talento, ni por su instruccion las merecía...

Cuando terminó la funcíon los dos jóvenes salieron del teatro y como de costumbre, se fueron á cenar. Reuniéronse á ellos varios amigos, personas que formaban en las filas de los que pasan su existencia de diversion en diversion y de fiesta en fiesta, durmiendo de dia y apareciendo cuando el sol está á punto de ocultarse.