Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/96

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 96 —

Ernesto se enjugó una lágrima.

Ya todo habia concluido. Un pequeño monton de tierra señalaba el lugar ocupado por Eugenia. Nada restaba que hacer allí.

Don Miguel y Ernesto salieron del cementerio, cuya callada soledad infundia ese respeto y sentimiento inesplicables y vagos, que tanto se parecen al temor.

Esperaron e1 tren á la puerta, y una hora mas tarde llegaron á la casa. Don Miguel no habia almorzado; Dolores quiso obligarlo á que lo hiciera, pero fué imposible. Hay momentos en que el hombre se olvida de todo!...

Manuela, retirada á un extremo del cuarto, permanecia inmóvil, anonadada por el dolor.