Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/245

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


ROSA GARCEA COSTA 247

PANTEISMO

Una vez, yo recuerdo que, tendida en la grama. Bajo la luz espléndida de un lento atardecer, Senti COIIIO apagarse de mi vida la llama

Y en un instante mismo pude ser y no ser.

Bajo los grandes cielos de una seda tan pura. Cuyo Celeste diafano parecia brillar,

En el hondo silencio de la inmensa llanura Me sentia pequefia C0l’l‘l0 un barco en el mar.

Y de mi pequefiez se elevé mi alma sola Lo mismo que una rafaga, lo mismo que una ola, ——Inefabilidad de leyenda 0 de mito. . .—

—Era como un nirvana misterioso y profundo.— Y cerrando los ojos a la Vida y al mundo, Supe que yo era un punto de azul infinito.

NO

Aquel nécar divino de las nubes del cielo, Pinceles de la tierra no lo pueden copiar.

Con las pobres palabras que hablamos en el suelo. El suefio de los suefios no se puede expresar.

Vagas ondas nos traen la gran reminiscencia: Un latido secreto, un latido de amor.

Y quedamos mudos ante aquella presencia, Porque nuestras palabras no dirén lo mejor.

Y 10 habremos sentido, nosotros, tan pequefios,

Y sin haberlo dicho tendremos que morir! Porque lo mas hermoso de los hermosos suefios, Con palabras humanas no se llega a decir.