Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/247

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


ROSA GARciA COSTA

LAS PARVAS

En el estio ardiente, sobre la gran llanura.

Las parvas diseminan sus montones de oro:

Fiesta resplandeciente de la espiga madura. I

Y a veces, en las noches, un crepitar sonoro, —Un rumor casi igual

Al que hace la langosta devorando el rnaizal,— Y chispas, humo, llamas: un incendio casual

En las parvas de oro.

Pero eso no sorprende, desde luego,

Porque vistas de dia, bajo el rayo de fuego Del ardor tropical,

Llenas asi, sagrario de la espiga amarilla. Promesa de la fiesta de la trilla,

Es cosa de ver:

Relucientes al sol Como si fueran de oro. Parece que dicen a coro:

";Queremos arderl. .

FIAT

Los algodones blancos de la Nada No traspasan la lumbre del Sol.

Eras azul llamarada. Ya no.

Ya no sientes ni pena ni gloria.

Ya eres planta, eres piedra, eres nube; Ya eres humo que sube.

Ya no tienes memoria.