Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/254

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


254 ANToLoGiA DE LA PoEsiA FEMENINA ARGENTINA

Qué horrible pesadilla! Yo ciega haber creido,

En la bondad humana, y en el afecto fie]; Que la amistad no existe, por fin he comprendido El Bien es un engafio cubierto de oropel.

Mentira los placeres, amores dulce engafio, Quirnera las virtudes, y hasta el candor ficcion, Todo es menvtira artera. ;Oh qué cruel desengafio! Y yo haberme forjado mi mundo de ilusién.

Se mofan porque siento con profundo lirismo. Comprendo que las gentes no son como pensé; Yo veo que a los hombres les arrastra el abismo. Si el suefio era tan grato, gpor qué me desperté?

La dicha, la ventura, la fe, el amor, la gloria, Son fingidos halagos de aparente esplendor; gPero luego qué resta? ni una dulce memoria,

Ni el nectar de su aroma sutil, embriagador.

Y si es tan triste entonces, el comprender la vida. Percibir sus bajezas y no poder hablar, Yo, como ayer, quisiera permanecer dormida Y sofiar, sofiar siempre, sin nunca despertar. ..

RAFAGA

Era tibia la tarde y perfumada. Rumores impregnaban e1 paraje, Susurros de la fuente y el boscaje Suspiros de la brisa enamorada.

De pie yo contemplaba entusiasmada El supremo lirismo del paisaje, Que al conjunto prestaba vasallaje La calma de la tarde nacarada.