Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/329

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


SARA MONTES DE OCA DE CARDENAS 331

EL HIMNO EN LA CORDILLERA

Cabalga y medita, con la rienda suelta, El jefe bizarro de la expedicién.

Viste una chaqueta con pieles de nutria Y un recio Capote con vivos punzé.

La mula, enjaezada del modo chileno, Orilla la pefia con seguridad. Rompiése la nube que traia el granizo, Y el noble jinete se hubo de apear.

Haciendo de almohada la piedra del Ande, Sobre ese macizo tendiése a dormir.

Acaso entre suefios pasé el céndor lirico Del vate futuro sobre San Martin. . .

Le trajo el descanso renuevo de brios

Y regocijado desperté después.

Pidié el aguardiente que habia en los chifles Y alli bebié un sorbo con un coronel (1).

Bebié por la Patria. Ya un fuego de gloria Quemaba su sangre de libertador.

Pensaba en las rojas ‘auroras limefias, Abolido el cetro de aquella opresién. . .

Mandé a los soldados con rnfisica brava Dar ritmo a la dura marcha militar,

Y las vocingleras charangas marciales Tocaron un Himno sobre el vendaval. . .

]Era un "Oid mortales, el grito sagrado" Lanzado a las cumbres bajo el cielo gris Por aquellos hombres, que a lomo de mula, Llevaban el alma fragosa y virill

(1) El coronel Hilarién de la Quintana, su ayudante de campo. Los detalles del pintoresco episodio estén narrados por el general Mitre.