Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/415

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


CLARA SARAVIA LINARES 417

ignorando de toda decepcién el sabor porque le baste a mi alma la gracia del Sefior. . .

BUENA HERMANA LA VIDA

No importa; no te aflijas, buena hermana la Vida. Si‘ alguna vez me hiciste con tu daga una herida, no te turbes por eso, no te aflijas por mi.

No me acuerdo de nada: la llaga esté dormida

y, ademés, lo sabia, buena hermana la Vida,

ytu misién es asi!

Tengo en mi pecho un arca muy grande de perdones, tan grande, que no creo que se agote jamés.

Detrés de mi sonrisa, detrés de mis canciones,

lo que es dolor o llanto se me trueca en perdones. . . {Y puedo todavia perdonar mucho ma’1s!.. .

UN RAMO

Nota viva y serena de color

en la blancura quieta de la estancia; ruboroso relémpago de amor

de mimosa y purisima fragancia.

Conjunto de cautivas que, en mi honor, doblegéis vuestra mégica arrogancia guillotinadas en la edad mejor

como aquella princesa de la Francia.

Gotas de luminosos resplandores hundidas en agénicos dolores. . . no me culpéis de vuestra 1nuerte crue1.. .

vuestro lento morir me desespera. . .

Por qué os habré arrancado, traicionera,

a la gloria tranquila del vergell