Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/61

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


O\ V)

EMILIA ALTOMARE DE PEREYRA

La ignorancia del mundo era en tus manos un motor apagado .-

Y la Vida creciendo en tus pupilas azogaba dos flamantes espejos a la dicha.

Cada mafiana buscaban tus pies,

en una piedra de color distinto,

un ansia nueva de llegar,

— no sabias dénde, pero querias llegar — y a traicién, COIIIO eras agua tan limpia, y noviabas con el destino més alto,

te sorbio el labio de la muerte.

i’

1' ‘I’

Colegiala de la vida; en tu cuaderno virgen resbalo el poema con un ruido de pasos que tramontan la tierra.

Ayl se escondio la luna de tu frente

sobre la via léctea de los suefios.

‘I’

it

Tu muerte: herejia sin nombre.

La luz del mediodia se extremecié, sin duda, como si Dios no lo quisiese;

enjambre loco, nuestro dolor zumbé a tu lado; todo el carifio Como una herida abierta

se dolia sin tregua.

De la ofrenda olorosa de las llores, colgaron hilos de llanto; en el tapiz de esa noche, a tus pies, se arrodillé el si- [lencio; 'el cielo azul — palidecido — que entraba por la puerta te beso en la frente.