Página:Benjamín Vicuña Mackena - Relaciones históricas.djvu/687

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
5
relaciones históricas

pobladores de las lagunas, fuera con sus vecinos, a quienes de continuo acometian para justificar aquella máxima de Puffendorf, de que el «estado natural del hombre es el estado de guerra;» fuera entre ellos mismos, devorados por el tedio i la venenosa insidia de los consejos que el ocio está dando siempre al oido de los hombres con el silbido de las serpientes de cascabel que duermen su sopor i despiertan solo para la muerte.

Es lo cierto que en una acasion, amaneció muerto uno de los soldados mas fieles i mas queridos del fundador Arguello, i hubo en todos los colonos la persuasion de que aquel habia sido asesinado, porque notóse al mismo tiempo, la ausencia de dos de sus camaradas, en quienes recayó la sospecha i la culpa.

Eran éstos, en efecto, aquellos dos menestrales que al principio de esta relacion dijimos habian llegado por la cordillera nevada, a Concepcion, i cuyos nombres no habrá olvidado el lector:—Pedro de Oviedo i Antonio Cobos.

Temerosos, en efecto, los dos asesinos de la ira impetuosa todavía de su caudillo, en cuyo pecho los años no hacian bote, pusiéronse en fuga sin derrota conocida. Cúpoles, sin embargo, la fortuna de pasar por la principal de las ciudades riberanas que en