Página:Camana pedagogia social.djvu/31

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


Del Estado, del pueblo y para el pueblo todo, sin distinción de castas ni de fortunas; la encargada de instruir, solidarizando los vínculos entre las diversas clases sociales, uniformando la orientación educativa, sugiriendo, por la práctica, un común ideal social de solidaridad.

Aléganse en contra los derechos de los padres y la libertad de enseñanza.

Olvídase que el derecho del niño supera al de padres, sociedad y religión, que son a la niñez lo que el pasado al futuro.

Y la libertad de enseñanza, como derecho, es privativo, en primer lugar, del Estado, obligado a moldear las futuras generaciones de acuerdo con su ideal de progreso humano. El Estado usaría, sin abusar, de ese derecho, imponiendo la coeducación sexual y social obligatoria para todos, sin excepción, dos horas diarias, por ejemplo; el tiempo necesario para que su escuela, el molde de su ideal, — desde el Jardín de Infantes hasta la universidad — dictase la cátedra práctica de humanidad. Padres y educadores, extraños y aun enemigos de este ideal social, dispondrían de 22 horas diarias para coadyuvar a él o combatirlo, en la convicción de que hasta los ataques servirán para evidenciar su excelencia.

La escuela única, la del Estado, laica, popular, basada en la coeducación, tenderá a hacer converger las ciencias, las letras, la moral, el arte y la religión humanas hacia la educación y la instrucción sexual engendrando la escuela-hogar, hogar